Los Pelotaris Madrileños (1900-1936)

A finales del siglo XIX, la pelota vasca había gozado de una extraordinaria popularidad en Madrid en su modalidad de cesta punta.[1] Entre 1891 y 1899, se construyeron en barrios céntricos de la ciudad hasta cinco grandes frontones industriales de cancha larga, con un aforo superior a los 2000 espectadores: el Jai Alai en Alfonso XII, el Fiesta Alegre en Marqués de Urquijo, el Euskal Jai en Marqués de la Ensenada, el Beti Jai en Marqués de Riscal, y el Frontón Central de la plaza del Carmen, al margen de otra decena de frontones de menor tamaño y capacidad. La historia de todos ellos la podéis conocer en mi libro Frontones madrileños (Ediciones La Librería, 2013). Por desgracia, la furia por el llamado “sport vasco” fue tan grande como fugaz y en poco tiempo decayó víctima de su propio éxito y de las desaforadas apuestas. A principios del siglo XX, tan solo el Frontón Central contaba con una programación regular de partidos y el resto de frontones estaban cerrados o apenas tenían actividad. Por suerte, la práctica de la pelota se mantuvo viva en tiempos de crisis gracias a la creación en la primavera de 1904 del Club de Sport Vasco, sociedad cuyo objetivo era recuperar la esencia del deporte, sin las corrupciones comerciales y apuestas de tiempos pasados, y contribuir a su difusión entre la población madrileña como ejercicio sano e higiénico. Los pelotaris profesionales que jugaron en Madrid desde finales del siglo XIX provenían todos del País Vasco y Navarra, por lo que se puede decir que los miembros del Club de Sport Vasco fueron los primeros pelotaris madrileños, aunque en su mayoría pertenecían a familias de origen vasco instaladas en la capital de España.

Foto interior Frontón Central - ABC.BAK

Partido en el Frontón Central

El impulso para la creación del Club de Sport Vasco se dio tras la victoria conseguida por un deportista madrileño en la modalidad de pelota en los Concursos Internacionales de Ejercicios Físicos y de Deportes de 1900, organizados en París por el Patronato de la Exposición Universal. Mientras los pelotaris de Markina Ángel Barrenechea y Juan Ituarte ganaban la competición profesional de cesta punta por parejas (un delantero y un zaguero), el bilbaíno José Amézola y el madrileño Francisco de Villota fueron declarados vencedores de la prueba amateur, por abandono de sus rivales franceses. Como años después los concursos deportivos de París fueron considerados oficialmente los II Juegos Olímpicos de la era moderna, Amézola y Villota se convirtieron en los primeros medallistas españoles de la historia, tras la revisión de las competiciones realizada en 1998 por Bill Mallon[2]. Sobre Francisco Villota, tenéis información detallada en otra página de este mismo blog.

Francisco Villota pelotari (p. 9) - Gran Vida.BAK

Francisco Villota Baquiola 

Uno de los principales responsables de que la pelota vasca estuviera presente en los juegos deportivos de París de 1900 fue Charles Béguin, presidente de la Societé de Jeu de Pelote e hijo de un diplomático que había sido cónsul de Francia en Bilbao. Tras la victoria de la pareja española en París, Béguin propuso la celebración de un encuentro anual entre pelotaris españoles y franceses y animó a los aficionados de Madrid a formar un club de pelota. Por fin, el 23 de abril de 1904, se reunió en el restaurante del Frontón Central la Junta preparatoria de la creación del Club de Sport Vasco, con asistencia de numerosos aficionados. La cabeza visible de la Junta era José de Toda y Nuño de la Rosa, hijo de un magistrado del Tribunal Supremo, Francisco Toda y Tortosa, natural de Pinoso (Alicante) y de la toledana Amalia Nuño de la Rosa. José de Toda leyó los Estatutos y el Reglamento de la nueva sociedad redactados por una comisión, que fueron aprobados por unanimidad. A continuación, se eligió la primera Junta Directiva, compuesta por José de Toda de presidente, José María Solano de vicepresidente, Rafael Cabezas de Isla de secretario, y José Llavador, Luis Romero de Tejada, José Ochoa, Carlos Revuelta, Juan Antonio Gamazo y Ricardo Lacasa de vocales. El primer artículo del reglamento del Club de Sport Vasco informaba de que todos los socios tenían derecho a jugar en los frontones Jai Alai y Central. El alquiler de la cancha para cuatro jugadores costaba dos pesetas por hora, incluidas dos pelotas de entrenamiento. La cuota de ingreso en el club se estableció en 25 pesetas, y la cuota mensual en 5 pesetas.

José Toda - Gran Vida

José Toda, presidente del Club de Sport Vasco

Directiva Club Sport Vasco (Toda Ochoa Cabezas Lacasa Bueno Llavador y Angulo) - Gran Vida

Directivos del Club de Sport Vasco

Reglamento Club Sport Vasco

Copia del Reglamento Interior del Club de Sport Vasco conservada en la Biblioteca Nacional

Tras la fundación, se organizó la presentación pública del club para el 5 de mayo, con una fiesta deportiva en el frontón Jai Alai de la calle Alfonso XII, el primer gran recinto de pelota levantado en Madrid (en 1891), que por entonces permanecía sin apenas actividad deportiva profesional. El día del evento, el frontón presentó un lleno absoluto, con asistencia de gran parte de la aristocracia madrileña y los embajadores de Rusia y Estados Unidos. En primer lugar, los socios del Club de Sport Vasco ofrecieron un partido de cesta punta por parejas, a 40 tantos, que enfrentó a José Toda y Carlos Solano con Luis Uhagón y Fernando Fernández del Castillo. A continuación, se celebró una competición de “quiniela”, modalidad importada de Argentina en la que varias parejas se jugaban la permanencia en la cancha en un partido a un número de puntos correspondiente al número de parejas en liza. Los participantes en la quiniela fueron Ochoa y Llavador, los hermanos Solano, Llaguna y Revuelta, los hermanos Lacasa y Carlos Gasset y Fabio Bergamín. En el primer partido, se impuso la pareja Uhagón-Fernández del Castillo, mientras Ricardo y Enrique Lacasa fueron los triunfadores en la quiniela. Entre los jugadores, había verdaderas personalidades de la sociedad madrileña, como Luis Uhagón y Barrio, que en 1904 había sido nombrado Mayordomo de Semana del Rey, o los hermanos José María y Carlos Solano y Adán de Yarza, hijos del marqués del Socorro, José María Solano Eulate, catedrático de Geología y decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad Central.

Fernando Fernández del Castillo

Luis de Uhagón - Gran Vida

Fernando Fernández del Castillo y Luis de Uhagón

Desde su fundación, el Club de Sport Vasco arrendó el histórico frontón Jai Alai para sus fiestas deportivas y la práctica de sus asociados. En el mes de octubre, se renovó la junta directiva del Club de Sport Vasco, que contaba ya con más de cien socios. Tan solo hubo algún cambio en las vocalías, manteniendo la dirección de José Toda y José María Solano. La prestigiosa revista deportiva Gran Vida aplaudió la labor del club en la promoción de la pelota, por “fomentar este sport tan nacional y a nuestro juicio el más conveniente para el mejor desarrollo físico. Las ventajas de éste sobre los demás deportes son indiscutibles. Practicándole se vigorizan á la vez todos los músculos del cuerpo, el desarrollo del mismo se verifica por igual, se adquieren a la par agilidad y fuerza, se ejercita la vista y trabaja la inteligencia”.[3] Además, el Club de Sport Vasco recuperó el juego tradicional de punta volea, al utilizar cestas menos profundas que las mauser que se habían hecho famosas a finales del siglo XIX y que permitían retener la pelota antes de volver a lanzarla de revés, lo que era conocido como “juego sucio”.

Partido en Jai Alai - Gran Vida

Partido del Club Sport Vasco en el frontón Jai Alai

El 15 de enero de 1905, el Club de Sport Vasco volvió a renovar la junta directiva, en la que entró Luis de Uhagón como vicepresidente y Manuel Rodríguez Arzuaga (que era socio honorario) como vocal, junto con Carlos Grasset, Carlos Angulo y Luis Badolato. Muchos de los socios empezaban también a practicar por entonces un nuevo deporte de pelota, el lawn-tennis, en el que destacarán miembros como Juan Cruz de Lapazarán o Luis de Uhagón (primer campeón de España masculino en 1910). Gracias a una información publicada en la revista Gran Vida en esas fechas (enero 1905), conocemos los apellidos de los socios del Club de Sport Vasco, que debían inscribirse como zagueros o delanteros, para la buena organización de los partidos. Entre ellos, encontramos a varios de los fundadores un año antes, del Athletic Club de Madrid, actual Atlético de Madrid:

Zagueros: Amusco, Ballesteros,Colón, Castro, Contreras, Escudero, Fernández del Castillo, Fernández, Gamazo, Heredia, Lacasa, Francisco y Celedonio Leyún, Liniers, Maidonado, Martín y Bosch, Méndez, Murieta, Noriega, Ochoa, Marqués de Romero de Tejada, Sánchez, Marqués de Scala, Suárez, Sanginés y Vcrgely.

Delanteros: Angulo, Arenzana, Acha, Bueno, Badolato, Bautista, Ballesteros, Cabrera, Cruz Lapazarán, Celada, Drake, Grasset, Goñi, Gamón, Inchausti, Ricardo y Manuel Lacasa, Llavador, Maddin Summers, Mena y Ortiz, Mosés, Monedero, Méndez, Muñoz Reja, Maza, Marqués de Narros, Ochoa, Rodríguez y Arzuaga, Conde del Real, Toda, Uhagón, Villota,
Vargas y Weling.

En abril de 1905, el Club de Sport Vasco organizó un gran festival de pelota con competiciones para aficionados de cesta antigua, cesta moderna y pala, por parejas e individual. El trofeo para el torneo de pala fue cedido por Rodríguez Arzuaga (dos medallas de plata), mientras que para los torneos de cesta otorgaron premios José Toda  para el juego antiguo individual (medalla de oro), el rey Alfonso XIII para el juego moderno individual (una jarra de cristal con adornos de plata), y el vicecónsul de los Estados Unidos, que también era socio del club,  para el juego moderno por parejas (dos alfileres de oro en forma de cesta). Como jueces, actuaron Villota, Llavador y Lacasa.

 Partido en Jai Alai2 - Gran Vida

Torneo del Club Sport Vasco en Jai Alai

Tras la fase previa, el 9 de abril se jugó la final individual de juego moderno de cesta, que ganó Carlos Solano a Luis Uhagón; la final de pala por parejas, que ganaron Francisco Ajuria y Juan Irigoyen a Juan Cruz Lapazarán y Juan José Hormaechea; y la final de juego moderno de cesta por parejas, que ganó la pareja formada por los hermanos Solano a José Toda y Fernando Fernández del Castillo. El 13 de abril se jugó en primer lugar la final de juego antiguo de cesta por pareja, que ganaron José Mª Escudero y Teodoro Gamón a Luis de Uhagón y Manuel Bueno. A continuación, debía celebrarse la final individual de juego antiguo de cesta, pero uno de los finalistas era José Toda, que había ofrecido el trofeo de esta categoría, por lo que declinó disputar el partido y Uhagón se llevó el premio. El 22 de mayo, el Club Sport Vasco celebró su primer aniversario con nuevos partidos en el Jai Alai y un banquete en el restaurante La Huerta. También tuvo gran relevancia la fiesta deportiva celebrada a beneficio del Asilo de Huérfanas de San Blas, al que acudió el Rey, las infantas Eulalia e Isabel y el infante Alfonso.

Ramón Méndez y José Toda 

Ramón Méndez y José Toda

José María Escudero - Gran Vida

José María Escudero

En apenas dos años, el Club Sport Vasco había conseguido recuperar de manera notoria la práctica de la pelota entre los aficionados madrileños, que hacían cola para alquilar la cancha del Jai Alai. Como dato ilustrativo, sólo en el mes de abril de 1906 los socios jugaron en el frontón de Alfonso XII 163 partidos. Además, en ocasiones se arrendaba el Frontón Central para los partidos de convite, a los que podían acudir los no asociados. En el segundo campeonato organizado por el Club Sport Vasco ese mismo mes, Francisco Ajuria y José Allende se llevaron la copa de Rodríguez Arzuaga, tras derrotar a José Cruz Lapazarán y Luis Michelena. Esta misma pareja repetirá triunfo en los tres años siguientes. El 20 de mayo, el club organizó una fiesta eúskara junto con la Sociedad Vasco-Navarra en la que cantó un orfeón y se bailaron aurreskus. También organizó otra fiesta conjunta con el Madrid Lawn Tennis Club, en la que se jugó un partido de tenis entre Head-Vidal y Cruz Lapazarán-Newland y uno de pelota entre Uhagón-Toda y Arenzana-Méndez.

Pelotaris Club Sport Vasco - Gran Vida

Participantes en el campeonato del Club Sport Vasco

La práctica no profesional de la pelota se extendió también a la periferia de Madrid, cuando se inauguró el espléndido frontón del Parque Recreativo de la Ciudad Lineal, situado en una manzana cercana a la calle Arturo Soria y la Avenida de América, enfrente del actual centro comercial Arturo Soria Plaza. Desde 1907, la Compañía Madrileña de Urbanización fundada por Arturo Soria incluyó torneo de pelota entre las actividades de la anual “Fiesta del Árbol”. Los propios hijos de Arturo Soria fueron asiduos practicantes de la pelota, aunque el frontón no tuvo mucha historia y en 1912 sería transformado en teatro al aire libre.

Fotos teatro en Frontón Ciudad Lineal II Comedias y Comedian

Frontón de la Ciudad Lineal

Pelotaris del frontón de Ciudad Lineal - 1907

Participantes en el torneo de pelota de la Ciudad Lineal (A.Soria, Arenzana, C.Soria, Castillejo, Aleixandre y De Nicolás)

En mayo de 1907, el Club Sport Vasco fue invitado por la sociedad hermana de Barcelona de mismo nombre, a participar en la fiesta deportiva en favor del Hospital de Niños Pobres de la capital catalana. Los socios José Toda y Carlos Solano jugaron en el Frontón Condal un partido contra la pareja local Soler-Camps. En febrero de 1909, el Club Sport Vasco firmó el contrato para trasladar su sede al frontón Beti Jai de la calle Marqués de Riscal, el único frontón industrial del siglo XIX que todavía existe en nuestros días. En la reunión directiva en la que se aprobó el traslado, se tomó la decisión de construir un frontón propio, para lo cual se contaba ya con el presupuesto y una comisión para llevarlo adelante. Hasta el mes de mayo, el club siguió celebrando sus partidos en Jai Alai, pero el 10 de junio se estrenó en el Beti Jai con una fiesta de convite en la que jugaron Ramón Solano y Juan Arenzana contra Carlos Angulo y José Toda, y después una quiniela de nueve participantes.

Beti Jai

Partido del Club Sport Vasco en el frontón Beti Jai

Carlos Solano - Gran Vida

Carlos Solano

A principios de 1910, la actividad del Club Sport Vasco continuaba con buen ritmo, e incluso José Toda fue recibido por el rey Alfonso XII en palacio. Sin embargo, de la noche a la mañana, el club se disolvió por divergencias entre sus socios. Por suerte, al poco tiempo se formó una nueva sociedad de aficionados a la pelota con numerosos miembros del antiguo Club Sport Vasco, pero sin José de Toda, que se centró desde entonces en su pasión por el automovilismo, como representante de la casa TH Schneider, que curiosamente tenía su taller en la calle Marqués de Riscal, cerca del frontón Beti Jai. En el mes de febrero de 1910, se hizo pública la Junta Directiva del Euskal Jai Club, con Francisco Villota como presidente y Alfredo Massa de vicepresidente, Emilio Meneses de tesorero, y José Mª y Carlos Solano, Juan Osés, Luis Llaguno, Andrés Revilla y Tomás Allende de vocales. La sociedad alquiló el frontón Jai Alai para sus partidos, debutando con un partido a remonte entre Ramón y Carlos Solano contra Alfredo Massa y Enrique Lara. Para los campeonatos de cesta y pala, Manuel Rodríguez Arzuaga siguió colaborando con la donación de varios premios.

Directiva Euskal Jai Club (Villota, Massa, Meneses, Llaguno y Allende) - Gran Vida

Directivos del Euskal Jai Club (Villota, Massa, Meneses, Llaguno y Allende)

Pelotaris Club Sport Vasco2 - Gran Vida

Alfredo Massa y Enrique Lara en el frontón Jai Alai

El Euskal Jai Club continuó su actividad al menos hasta la primavera de 1912, en que encontramos las últimas referencias a este club en la prensa madrileña. En julio de 1914, falleció José Toda al volcar su coche en una curva de la carretera de Villalba a Torrelodones, cuando volvía a Madrid desde el puerto de Navacerrada. Toda había participado en las dos primeras ediciones del “Circuito Guadarrama”, carrera de coches organizado por el Real Automóvil Club de España (RACE).

Jugadores Euskal Jai Club (Olóriz, Orenzana, Solano y Llaguno) - Gran Vida

Jugadores del Euskal Jai Club (Olóriz, Orenzana, Solano y Llaguno)

Accidente José Toda - Mundo Gráfico

Estado en el que quedó el automóvil de José Toda

Tras la desaparición del Euskal Jai Club, una nueva generación de aficionados a la pelota formó la Sociedad de Deporte Vasco, que será el germen de la sección de pelota del Athletic Club de Madrid. La idea surgió en junio de 1917, tras el éxito del campeonato madrileño de pala por parejas patrocinado por la tienda deportiva de los hermanos Campos (“Casa Campos”) y disputado en el viejo frontón de El Retiro, que se encontraba en la antigua Ronda de Valencia, hoy calle Menéndez Pelayo, junto a las tapias del Parque del Retiro. Los palistas Aurelio Gamboa[4] y Agustín Cotorruelo se impusieron en la final a Ramón Ingunza y Enrique Dorado. En la cena de homenaje a los ganadores, celebrada en un restaurante próximo al frontón, algunos aficionados abogaron por formar una sociedad deportiva, y dos días después los interesados se volvieron a reunir en la cervecería Excélsior y eligieron la primera directiva encabezada por Jorge Mitton de presidente, Manuel González de vicepresidente, Enrique Barandiarán de secretario, Aurelio Gamboa de tesorero y Ramón Ingunza, Enrique Dorado, Dionisio García y Ernesto Cotorruelo de vocales. Jorge Mitton era un comerciante de origen francés y dirigía la tienda de accesorios para automóviles y deportes Mestre&Blatgé de la calle Cid, un espléndido local de tres plantas inaugurado en 1916. Según la revista Madrid-Sport (nº 39, 28 de junio), además de los directivos citados, estuvieron presentes en la primera reunión Julio Plaza, Agustín Cotorruelo, Ángel Mazón, Francisco Cano, Miguel Amigó, Domingo Zorrilla, Valeriano Plaza, Arturo Salazar, Víctor Caro, Manuel Romero, Manuel Isla, Juan Cotorruelo, Eduardo Urrutia, José Mª Iturbe, Ángel Franco, Emilio Rubio, Antonio Vadillo, Pedro Muguruza, Santiago Bernabeu (no el futbolista) y Julio Chulilla (director-gerente de Madrid-Sport).

Tras regularizar la sociedad y establecer el reglamento interno, la presentación oficial de la nueva Sociedad de Deporte Vasco se llevó a cabo con todos los honores el 15 de julio de 1917 en la sede deportiva, el histórico frontón Beti-Jai de la calle Marqués de Riscal, en cuya cancha no se jugaba a pelota desde hacía un lustro. En este acto, se jugaron dos partidos de pala, que enfrentaron a Cotorruelo y García de la Peña con Gamboa y Del Val y Dorado y Plaza contra Martín e Ingunza (ver Madrid-Sport, nº 19 de julio). Cuatro días después, el frontón del Retiro en el que empezaron a jugar los miembros de la Sociedad de Deporte Vasco sufrió un pavoroso incendio que destruyó el graderío lateral de madera y la caseta.

Gamboa y Cotorruelo

Aurelio Gamboa y Agustín Cotorruelo, campeones de Madrid

Finalistas campeonato de pala 1917 - Heraldo Deportivo

Finalistas del campeonato de pala

Hermanos Cotorruelo - Madrid Sport nº 39 - 28-06.17

Los hermanos Cotorruelo en la portada de la revista Madrid-Sport (nº 39 – 28-VI-1917)

En febrero de 1918, la Sociedad de Deporte Vasco celebró una asamblea general en la que se aprobaron las cuentas y la memoria anual y se nombró la nueva directiva, con pocos cambios: Mitton de presidente, Manuel González de vicepresidente, Dionisio García de secretario, Aurelio Gamboa de tesorero y Ernesto Cotorruelo, Miguel Zozaya, Carlos Angulo y Germán Bernabeu de vocales. La Sociedad de Deporte Vasco organizó en mayo de 1918 su primer campeonato social de pala, pero apenas un año después cesó su actividad deportiva, cuando el frontón Beti Jai fue vendido por sus dueños a la empresa de automóviles y motos del empresario Juan Antonio Landaluce, que estableció en la cancha y salas del amplio local sus oficinas, talleres y almacenes.

Por suerte, en 1922 una empresa deportiva se hizo cargo del antiguo frontón del Retiro de la calle Menéndez Pelayo, que permanecía abandonado desde que un pavoroso incendio destruyera su graderío e instalaciones en 1917. Con su restauración, se realizaron importantes mejoras en la cancha y muros y se habilitaron gradas para mil personas. La reapertura del frontón de Menéndez Pelayo en abril de 1922 motivó que la Sociedad de Deporte Vasco encontrara el lugar idóneo para resucitar su actividad. Al poco tiempo, los principales promotores de la recuperación de la pelota vasca entre los aficionados madrileños, Aurelio Gamboa Juanaberría (¿?-1956) y Ernesto Cotorruelo Pon (1890-1968), convencieron al Athletic Club de Madrid, del que eran socios, para que se hiciera con el frontón de El Retiro y consolidara la sección de pelota vasca. Ernesto Cotorruelo formó parte de la junta directiva desde noviembre de 1923, con Juan Estefanía de presidente. En 1924, el Athletic Club se puso de acuerdo con la Federación Castellana de Atletismo, de la que dependía el juego vasco, para organizar el primer Campeonato de Castilla de mano, pala, remonte y cesta. Finalmente, solo hubo competición de pala, la modalidad pujante en la época. La final se jugó en el frontón de El Retiro el 25 de mayo, con victoria de Antonio Fernández y Ernesto Cotorruelo sobre Jaime Gutiérrez y Álvaro Vidal. Los cuatro eran miembros del Athletic Club, que contaba con los mejores palistas aficionados.

Palistas del Athletic Club - Heraldo Deportivo

Palistas del Athletic Club de Madrid: Martínez Ajuria, Jaime Gutiérrez, Antonio Fernández y Ernesto Cotorruelo

A finales de 1924, Ernesto Cotorruelo y Jaime Gutiérrez Navarro fueron elegidos para representar a la Federación Castellana en el primer Campeonato de España amateur, organizado por la Real Confederación Española de Atletismo en San Sebastián. Los palistas madrileños fueron acompañados por Aurelio Gamboa, como delegado, y Aguinaga, como jugador suplente. Gamboa fue elegido poco después vicepresidente de la Federación Castellana de Atletismo. En el campeonato nacional celebrado en enero de 1925, participaron jugadores madrileños, vizcaínos, guipuzcoanos y catalanes en las modalidades de mano, pala y cesta punta. Gutiérrez y Cotorruelo fueron derrotados en la final de pala por la potente pareja vizcaína, pero se convirtieron en los primeros participantes castellanos que entraban en competencia oficial con los grandes jugadores vascos. En años siguientes, los palistas del Athletic Club siguieron representando a la Federación castellana en el Campeonato de España.

Palistas del Athletic Club2 - Heraldo Deportivo

 Jaime Gutiérrez y Ernesto Cotorruelo  (a la derecha) con los palistas guipuzcoanos Balda y Oyarzábal

A principios de 1926, se creó la Federación Castellana de Pelota, que tuvo como presidente al veterano pelotari guipuzcoano Emiliano Arangüena (1870-1962), con Aurelio Gamboa de secretario. En un principio, tan solo jugaban los torneos locales pelotaris del Athletic Club y del Hogar Vasco (situado entonces en un edificio de la carrera de San Jerónimo), pero el resurgimiento de la afición por la pelota en Madrid motivó que la mayoría de los clubes deportivos de la ciudad crearan su propia sección de este deporte. De este modo, surgieron los equipos de pelota de la Sociedad Gimnástica Española, el Racing Club, la Agrupación Deportiva Ferroviaria y, por último, el Real Madrid, que captó a los pelotaris de la peña “Jai Alai” e inauguró en marzo de 1929 un frontón en sus instalaciones deportivas de Chamartín. A estos clubes, habría que añadir los equipos formados en los frontones madrileños de Santa Engracia, Segovia (en la calle Marqués de Zafra) y Hogar de la Pelota (en la calle Alcalá), que también compitieron en estos años. En los primeros años de competición castellana, Athletic Club dominó la modalidad de pala, aunque poco a poco fue perdiendo su hegemonía ante la mejoría notable de los pelotaris de otros clubes.

Palistas SGE - Heraldo DeportivoPalistas del Athletic Club3 - Heraldo Deportivo

Santisteban y Sagües (SGE) y Vidal y Martínez Ajuria (Athletic Club)

Palistas del Hogar Vasco - Heraldo DeportivoPalistas del Real Madrid - Heraldo Deportivo

Olaso y Castro (Hogar Vasco) y Urviza y Vega (Real Madrid)

Frontón del Hogar Vasco - Mundo Gráfico.BAK

Frontón del Hogar Vasco en el jardín de su antiguo local de la Carrera de San Jerónimo

Frontón del Real Madrid - Mundo Gráfico.BAK

Frontón del Real Madrid

 En 1933, los pelotaris de la Federación Castellana obtuvieron su mayor éxito deportivo al ganar el torneo de mano del Campeonato de España amateur con la pareja formada por Eugenio Narvaiza y Sacristán. De este último tan sólo conozco el apellido. Era la primera vez que los castellanos participaban en la competición manista. Narvaiza era pelotari del Hogar Vasco de Madrid y Sacristán del Madrid FC. La final se celebró el 15 de mayo en el nuevo frontón Jai Alai de la calle Alfonso XI, inaugurado en 1922 y que después de la guerra castellanizó su nombre y fue conocido como “Fiesta Alegre” hasta su desaparición en los años setenta. Los representantes castellanos derrotaron a la pareja guipuzcoana Iguarán-Aramendi por 22-20, después de remontar un 14-20 adverso. Según la crónica de ABC, “El jugador más hábil y que hizo juego más intencionado, Narvaiza. Sacristán, por exceso de energía y nerviosismo, perdió dos o tres tantos inocentes; sin embargo, en el saque y en el toque se superó insospechadamente”. Además, la pareja castellana Bezares-Olaso llegó a la final de pala, aunque en esta ocasión la victoria fue para los guipuzcoanos.

Jai Alai fotos edificio y cuadro pelotaris II - Nuevo Mundo

Frontón Jai Alai de la calle Alfonso XI 

Sacristán y Narvaiza - Campeón 1933

Narvaiza y Sacristán (a la izquierda), campeones de España de pelota a mano

A finales de mayo, el Madrid FC ofreció un homenaje a los nuevos campeones de España. Poco después, Narvaiza y Sacristán jugarían también la final del “Campeonato de Castilla”, aunque por separado. En esta ocasión, los madridistas Sacristán y García se impusieron a Narvaiza y Cincunegui. Aunque en los campeonatos castellanos participaban muchos pelotaris de origen vasco o riojano asentados en Madrid, la pareja ganadora en esta edición fue totalmente castellana, pues García era nacido en Madrid y Sacristán en Horche (Guadalajara). En el mes de octubre, la fama de Narvaiza y Sacristán propició un duelo individual entre ambos en el frontón del Hogar Vasco, que ganó el primero por 30 a 21. A pesar del éxito de los pelotaris madrileños y de la entusiasta cobertura mediática de todos los periódicos de la ciudad, la Federación Castellana de pelota no recibía ningún tipo de ayuda, ni del Ayuntamiento ni de ningún organismo público; no en vano, en 1936 se vio obligada a renunciar a la participación de sus pelotaris en el “Campeonato de España”. 

Sacristán y García - Campeón 1933

Sacristán y García, campeones de Castilla

 


[1] Sobre este tema, ver mi libro Frontones madrileños (Ediciones La Librería, 2013)

[2] The 1900 Olympic Games. Results for All Competitors in All Events, with Commentaries. Jefferson (North Carolina)/London: McFarland & Company, 1998

[3] Gran Vida, 1-XI-1904.

[4] Aurelio Gamboa jugó la final en lugar de Ernesto Cotorruelo, que se puso enfermo y no pudo concluir el torneo junto a su hermano Agustín.

1 comentario

Un pensamiento en “Los Pelotaris Madrileños (1900-1936)

  1. Me gustaría saber si hay alguna película de Pedro María Olasolo Urkidi. Soy su hijo pequeño y solo le conocí por fotos pues murió cuando yo era pequeño. Si las hay, éste es mi correo para contactar conmigo: josumov@hotmail.com Muchas gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: